Buscar este blog

jueves, 19 de agosto de 2010

La Cámara de Comercio ayuda a las empresas madrileñas a participar en los grandes proyectos de infraestructuras de Túnez

Madrid, 19 de agosto de 2010. Los Gobiernos español y tunecino firmaron el pasado 22 de junio un memorándum de cooperación empresarial y financiera. Además, se ratificó también un acuerdo específico en materia logística portuaria, ya que el Gobierno tunecino pretende construir un puerto de aguas profundas para conseguir aumentar su tráfico marítimo un 9% cada año de aquí a 2015. Cabe destacar que el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio español, a través del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), ha puesto a disposición del Gobierno de Túnez 130 millones de euros para promover la exportación de bienes de equipo españoles para los proyectos de tratamiento de aguas y de residuos sólidos urbanos, transporte, infraestructuras, tecnología y turismo.

Todo ello ha favorecido el interés de las empresas españolas para participar en grandes proyectos en Túnez, fundamentalmente, para el desarrollo de las infraestructuras de transporte, energía y tratamiento de aguas y residuos sólidos urbanos. Todos estos proyectos forman parte de la política económica para el periodo 2005-2009 determinada por el llamado Programa Presidencial para el Túnez del Mañana.

El gestor español de infraestructuras ferroviarias Adif ya ha firmado un convenio de colaboración con la Sociedad Nacional de Ferrocarriles Tunecinos por el que ambos países se comprometen a cooperar en el desarrollo de la red tunecina y, especialmente, en el proyecto de explotación de la estación de Sousse.

El proyecto más importante que se ha anunciado este año se ha producido el pasado 14 de julio, cuando el consorcio formado por Befesa (filial de servicios medioambientales de Abengoa) y el holding tunecino Princesse Groupe se adjudicaron el proyecto para el diseño, la construcción y la explotación, durante 20 años, de una desaladora de agua de mar en la isla de Djerba, que supone una inversión de 70 millones de euros.

La Cámara de Comercio de Madrid pretende aprovechar este impulso en las relaciones bilaterales para que las compañías madrileñas puedan acceder a las oportunidades que se abren en Túnez. Aparentemente, este mercado es reducido, ya que su población es de unos 10,3 millones de habitantes, pero es el más competitivo de África, según el último informe del Foro Económico Mundial de Davos.

Con este objetivo, la Cámara de Madrid, en colaboración con Caja Madrid, ha organizado una misión comercial a la República Tunecina, en la que han participado 18 empresas de la región, de las que 14 son del sector industrial en sus distintas vertientes y las tres restantes (Ardanuy Ingeniería, Euroestudios e Ingeniería Idom Internacional) están relacionadas con el desarrollo de proyectos de ingeniería civil e industrial.

Los proyectos públicos en marcha en la República Tunecina para el desarrollo de la red ferroviaria y del metro de la capital, Túnez, y la construcción de otras infraestructuras públicas son el principal atractivo para estas empresas de ingeniería.

Estos trabajos también favorecen el negocio de Electronic Product International Representative, con sede en Alcorcón (Madrid) y que se dedica al suministro de conectores coaxiales y materiales de estaciones de base, así como de todo tipo de cables, incluso de fibra óptica.

También han compuesto la delegación empresarial otras cuatro compañías relacionadas con la industria de tecnologías de la información y la comunicación (TIC): Hispasat, que, además de ser un fabricante de satélites de referencia internacional, ofrece en Túnez su experiencia como proveedor de servicios audiovisuales y de Internet por satélite; Eurocom Broadcast (integración de sistemas audiovisuales); Suministros Comerciales San Martín, (sistemas de control de las ventas); y Tecnifan (fabricante de ventiladores centrífugos).

Del ramo de materiales de construcción, han acudido a esta misión comercial la vidriera Saint Gobain Cristalería, el fabricante de hormigorneras Gicalla y el fabricante de sistemas de fijación de estructuras Fijaciones Fyt.

La demanda del sector ambiental
Dada la extraordinaria importancia que el sector medioambiental está cobrando también en Túnez, la compañía Salher Ibérica, con sede en Arganda del Rey (Madrid) y especializada en la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales, se ha unido a la delegación que ha promovido la Cámara de Comercio.

El sector de energías renovables madrileño también tiene interés por introducirse en este país. La insolación media de la República Tunecina a lo largo de todo el año es idónea para desarrollar plantas solares fotovoltaicas, por lo que la empresa Milenio Solar Desarrollo de Proyectos se ha incorporado a la misión comercial junto con la firma de ingeniería Skylight Solar (desarrollo de proyectos para la instalación de plantas solares fotovoltaicas).

La delegación madrileña se complementa con el fabricante de adhesivos Industrias Químicas Lowenberg, el fabricante de muebles de acero inoxidable y cuchillería profesional Fricosmos y la conservera de productos del mar Calvo Distribución Alimentaria.

España, noveno inversor en Túnez
Túnez ha realizado en los últimos años importantes reformas económicas que han tenido como consecuencia la diversificación y el aumento de las inversiones extranjeras un 7,5% anual, con previsiones de llegar al 16% del PIB en 2011. Por otro lado, está actualmente en vigor el XI Plan de Desarrollo correspondiente al período 2007-2011, que tiene como prioridades el empleo, el refuerzo de la competitividad de la economía, la promoción de las inversiones y de creación de empresas, así como de las exportaciones, y el alcance de una tasa de crecimiento anual del 6,1% frente al 4,5% del plan anterior.

La inversión tunecina en España es prácticamente inexistente mientras que la inversión española acumulada en Túnez se viene produciendo en los últimos años de forma puntual. El período oficial registrado en este aspecto sólo llega a 2007, con una inversión bruta acumulada de España en Túnez por valor de 1,24 millones de euros, frente a los 6.000 euros de 2006 y a los 590.150 euros de 2005. Ello sitúa a España en el noveno puesto en la clasificación de los países inversores en Túnez

En conjunto, un total de 52 empresas españolas habían invertido en Túnez hasta 2007. Los sectores que atrajeron mayor inversión española en ese año fueron: telecomunicaciones (572.940 euros) e industria química (489.440 euros), aunque también las actividades informáticas e inmobiliarias y del comercio al por menor concentraron parte de la inversión española.

Diversas empresas turísticas españolas operan en el país. Iberostar abrió dos nuevos hoteles en Túnez el pasado mes de junio: el Diar El Andalous y el Royal El Mansour, con los que la cadena de la familia Fluxá suma ya diez establecimientos en este destino mediterráneo. Un mes antes, en mayo, Vincci Hoteles abrió su octavo establecimiento en Túnez, el Vincci Flora Park, de cuatro estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario