Buscar este blog

jueves, 23 de septiembre de 2010

El embajador de Irán y 24 empresarios del país visitan la Cámara de Comercio de Madrid para establecer nuevos contratos comerciales


El presidente de la Cámara de Comercio de Madrid y de CEIM Confederación Empresarial de Madrid-CEOE, Arturo Fernández, ha recibido hoy, en la sede de la corporación madrileña, a una comitiva de representantes y empresarios iraníes. Arturo Fernández se ha entrevistado con el embajador de Irán en España, Morteza Saffari, para acto seguido recibir a la delegación de la Cámara de Comercio, Industria y Minas de este país, compuesta por 24 empresarios y liderada por el vicepresidente de Asuntos Internacionales, Mehdi Fakheri, y por el presidente del Consejo Comercial de Irán, España y Portugal, Mohammad Taheri.

Junto con Arturo Fernández, varios representantes de la corporación madrileña recibieron también a la delegación empresarial iraní, entre ellos, el vicepresidente segundo de la entidad cameral y presidente de la Asociación de Empresarios del Metal de Madrid (Aecim), José Miguel Guerrero Sedano; el director gerente, Miguel Garrido, y la directora de Comercio Exterior de la Cámara de Madrid, Elsa Salvadores.

Ambas citas empresariales pretenden establecer contactos comerciales y posibilidades de negocio en un país que cuenta ya con la presencia de cerca de 1.500 empresas españolas, de las cuales las madrileñas lideran el volumen de negocio, con una facturación de 200 millones de euros.

Durante la reunión, tanto Arturo Fernández como Morteza Saffari se han mostrado receptivos para organizar una jornada informativa con el fin de explicar a las empresas madrileñas las oportunidades de negocio que ofrece este país de Oriente Próximo. Al mismo tiempo, se valoró también la posibilidad de que las compañías de la región viajen a Irán para participar en un encuentro empresarial que se celebrará en la capital del país el próximo mes de febrero.

España e Italia, principales clientes del petróleo iraní
España es el segundo cliente de Irán entre los países de la Unión Europea por volumen de compra de petróleo, después de Italia. En 2009, España compró a Irán 122.280 barriles diarios, de manera que las compras a este país ya superan a las de Arabia Saudita. El petróleo supone el 95% de las compras que realiza España a Irán.

En cambio, España ocupa el puesto número 22 de países proveedores de Irán, por un importe de 443 millones de dólares (337 millones de euros), muy alejado del volumen de exportaciones de Emiratos Árabes Unidos (8.951 millones de euros), el principal proveedor de Irán, e incluso de Alemania (4.283 millones de euros), que es el segundo mayor proveedor del país. No obstante, las exportaciones se han incrementado en cerca de un 52% entre enero y junio de este año.

Entre los productos enviados por España a Irán destacan la fundición de hierro (por valor de 120 millones de euros), maquinaria (104 millones) y aparatos eléctricos (34 millones de euros).

Las exportaciones españolas a Oriente Próximo representan el 3,12% del total, siendo Irán el quinto mercado de destino de los productos españoles en esta zona, tras Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto e Israel. Las ventas españolas en Irán suponen un 10% de las ventas a Oriente Próximo y un 0,3% de las exportaciones totales españolas.

Sectores con potencial de inversión
Uno de los principales problemas para acceder al mercado iraní son las barreras arancelarias. Irán, mantiene aranceles del 30% en gran parte de los productos, alcanzando el 40-50% en manufacturas, productos para la salud, alimentos y bebidas, un 70% para prendas textiles, el 90% para automóviles, y hasta un 120% para productos de calzado. Además, existen también restricciones en cuanto a licitaciones públicas.

Sin embargo, y a pesar de estas limitaciones, Irán presenta numerosas oportunidades de negocio para las empresas madrileñas: desarrollo de infraestructuras de transporte (modernización ferroviaria y construcción del metro en las ciudades más importantes del país), generación eléctrica, suministro de aguas y desarrollo de energías renovables.

Además, las políticas de desarrollo de los sectores de infraestructuras del transporte, de automoción, de los productos derivados del petroquímico y de energías renovables requieren de la participación de socios tecnológicos extranjeros.

Durante esta década, España ha firmado tres importantes acuerdos económicos con Irán: para la Promoción y Protección Recíproca de Inversiones (Appri), firmado en octubre de 2002; para evitar la doble imposición, firmado en julio de 2003, y un último acuerdo de colaboración entre el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) y el Trade Promotion Center de Irán, renovado el 30 de abril de 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario