Buscar este blog

lunes, 16 de abril de 2012

El Crowdfunding: la era en la que el pueblo financia a la empresa, por Alfonso U. Hornedo

Se acabaron los problemas para que las Startups encuentren financiación. Lo que hasta ahora quedaba reservado para los conocidos como Inversor Angels, los Fondos de Capital Riesgo y Bancos de inversión se abre paso a que la gente de la calle, gente como tú y yo podamos invertir en estos negocios de futuro, que son el presente de la actualidad y oportunidad económica.
El primero en dar el paso ha sido Obama y su recién aprobada ley JobSact ( Jumstart our Business StartUps )
Con esta ley se dan dos pasos de gran importancia y que van ligados razonablemente a lo que la propia esencia del emprendimiento comprende. Por un lado, el tú a tú, la posibilidad que una persona cualquiera, sin importar el dinero que tenga en su cuenta ni su condición, pueda dirigirse a cualquier Startup y concederle el dinero que estime oportuno y funcione como directo accionista. La otra apertura es que cualquier persona puede no sólo puede ser inversor, sino que cualquier empresa tiene más fácil conseguir financiación.
Esto es un antes y un después no sólo en la forma de entender un modelo de negocio o en la forma de emprenderlo, sino que también cambia por completo la relación entre un empresario y un trabajador, o un emprendedor y la gente que cree en él.
Cómo no podía ser de otra manera, esta ley tiene sus límites en cuanto a dinero, por ejemplo: no se podrá superar la cantidad de 1 millón de dólares en Crowdfunding pero, no es mala base para comenzar una aventura empresarial ¿no?
Lo que nos atañe en España es que necesitamos que la Ley se pronuncie a favor de quienes deciden invertir en este tipo de negocios. Algún tipo de incentivo necesitan para así, por lo menos intentar abrir paso a esta industria que cada día crece en todo el mundo.
Necesitamos que sea fácil abrir las posibilidades de las cosas. Las tecnologías y las redes sociales, han cambiado la forma de relacionarse y es lógico por tanto, que también su existencia cambie aspectos más tradicionales cómo el funcionamiento de una empresa, de una institución y por supuesto, de las relaciones entre la gente y el empresario.
Alfonso U. Hornedo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada